Novedades

Panel de discusión en el Foro Global de Educación de Microsoft: Lo que buscan las empresas en los alumnos recién titulados (EL MERCURIO)

Publicado por | Novedades | No hay comentarios

20140504 ELMER MICROSOFT

Ni el promedio acumulado, ni el puntaje que se obtiene en pruebas estandarizadas es lo que más importa al momento de postular a un cupo en Google. “Solíamos pedir ambas cosas, pero notamos que no predicen nada. Es interesante ver cómo la proporción de personas sin educación superior ha ido creciendo con el tiempo en la compañía. Tenemos equipos donde el 14% de las personas jamás pisaron la universidad”, explicó Laszlo Bock, vicepresidente de personas de Google, durante una entrevista concedida al diario The New York Times en junio.

“Después de dos o tres años, tu capacidad de trabajar en Google no tiene relación con tu desempeño mientras estudiabas. Las habilidades que se exigen en la universidad son muy distintas”, agregó.
La afirmación suscitó una serie de preguntas. ¿Qué características están privilegiando las empresas al momento de contratar, entonces? ¿Qué habilidades hace falta potenciar para conseguir un cupo en alguna compañía? Las respuestas se debatieron en el Foro Global de Educación de Microsoft, realizado en Barcelona. En el panel “Fomentando habilidades para obtener trabajos actuales y aquellos del futuro”, una serie de especialistas conversó con los asistentes -“El Mercurio” entre ellos- respecto de su visión del tema.

Identificar el porqué

“Lo que la industria pide a gritos son personas con la capacidad de colaborar, que sean persistentes y que sepan resolver problemas con otras personas de su lado”, resumió la doctora en Educación Ginger Blackmon, directora del Highland Tech School de Alaska, en Estados Unidos. Ella fue invitada a exponer por su experiencia fomentando que sus alumnos de enseñanza media consigan visitar y trabajar por algunos días en empresas de la ciudad que les interesen. Si descubren que aquello en lo que se inscribieron no resulta atrayente, tienen la posibilidad de cambiarse y seguir probando.

“Las empresas están en busca de personas apasionadas por lo que hacen. Creemos que esto es una forma de ayudarlos, para que después, en una entrevista de trabajo y gracias a su experiencia previa, sean capaces de transmitir esas ganas que tanto se requieren”, dice Blackmon.

Para Charles Hardy, estratega de Linked In, red social donde las personas pueden compartir su experiencia profesional, “lo que las empresas buscan es alguien que sepa colaborar con las personas, incluso las que no están físicamente presentes. En un mundo cada vez más tecnológico, importa tener la capacidad de interactuar con personas en distintos contextos”.

Según ha podido notar, son muchos los estudiantes jóvenes que se frustran porque al buscar su primer trabajo no tienen suficiente experiencia laboral. “Lo que les digo es que a las compañías les importan cada vez más las aspiraciones que uno tiene. Obviamente, presentar tus calificaciones nunca va a estar de más, pero es igual de importante destacar lo que quieres llegar a ser, qué has hecho hasta ahora para lograrlo -unirte a un club extracurricular o hacer voluntariado, por ejemplo- y de qué forma piensas que podrías potenciarlo más”.

Lori Harnick, de Microsoft, dice que “a las empresas les está interesando saber por qué las personas han hecho lo que han hecho. ¿Por qué aprendiste eso? ¿Qué esperas lograr con esto? Con ello notas el potencial y las ganas que hay para crear e impulsar cosas nuevas”.
Con esta idea en mente, Azra Naseem, docente de la Universidad de Aga Khan, en Pakistán, sugiere que “de a poco se deje de lado la idea de que el profesor es el centro de atención en la sala de clases. Para fomentar alumnos creativos hay que dejar de pensar que los maestros son quienes deben entregar todo el conocimiento a otros que solo escuchan y toman notas”.

Su propuesta es que en las clases se planteen más preguntas que respuestas, y que junto a las pruebas individuales, se hagan tests para resolver entre compañeros.

A la idea de aprender de otros también se le puede sacar provecho en internet. Buscar la trayectoria de personas que llaman la atención y que sirvan como un modelo laboral a seguir permite centrar expectativas y llegar con ideas más realistas en cuanto a lo que demora conseguir un ascenso, por ejemplo.

Noticia original….

Aplicaciones incentivan que los niños hagan cosas en el mundo real (EL MERCURIO)

Publicado por | Novedades | No hay comentarios

20140502 ELMER GAME

Silvia Salgado encontró una fórmula mágica para que su hijo Vicente (10) se aleje un poco de los videojuegos y comience a hacer tareas de la casa.

Usando una aplicación en su celular, asigna “misiones” a Vicente. “Son cosas pequeñas como hacer su cama o darle la comida al perro. Con el celular él siente que esto es parte de un juego y me ha dado buenos resultados”, cuenta.

Ella usa Family Team (para iOS y Google Play, con una versión gratis). Su lógica es involucrar a los miembros de la familia, como si fueran un gran equipo, y asignarles tareas. Al construir la lista de tareas, también se asignan las recompensas en puntaje. Cada noche, se hace una evaluación de cómo estuvo el cumplimiento de las metas.

“Es importante poner límites a la vida digital de los niños, sobre todo en los más pequeños. Pero estos límites funcionan mejor cuando se relacionan con estímulos positivos y no con castigos. Es mejor que el uso de un juego se relacione con una recompensa, que vincular la prohibición de uso como una consecuencia negativa”, dice Hugo Martínez, director ejecutivo de Eduinnova.

En ese sentido, aplicaciones como Family Team son un buen aliado para los padres, ya que mezclan el mundo digital con el mundo análogo. “Nuestros hijos deben comprender las diferencias entre ambas dimensiones, pero también encontrar puntos de encuentro donde el uso de la tecnología tenga una aplicación práctica en el mundo real”, aconseja Martínez.

Por ejemplo, los niños pueden ayudar a buscar los precios más bajos de la bencina, identificar a qué distancia del hogar se encuentran y calcular en base a estas dos variables cuál es la mejor opción. Otra oportunidad es compartir calendarios en la nube para que los niños aprendan a gestionar su tiempo o compartir planillas de cálculo para planificar el ahorro para las vacaciones.

Otra de las herramientas que han tenido éxito es ChoreMonster . Tiene una versión en la web y una aplicación para iOS. Antes de empezar, pide el registro de uno de los padres y también de cada uno de los niños.

La dinámica es sencilla: el padre asigna tareas o misiones y les da un puntaje. El niño diariamente puede ver cuáles son sus tareas del día y, al cumplirlas, el padre les da un visto bueno. Sus puntos virtuales pueden ser canjeados por premios en el mundo real como un fin de semana de camping, un nuevo juguete, etc.

Según la compañía, desde que se lanzó la aplicación, en enero de 2013, se han cumplido más de tres millones de tareas en el mundo: limpiado más de 55 mil piezas, se han hecho más de 117 mil camas, se han cepillado más de 2 millones de dientes, se limpiaron más de 88 mil platos y se alimentaron y cuidaron a más de 142 mil mascotas.

Otra aplicación que cumple el mismo objetivo es You Rule Chore (para iOS) donde el niño hace evolucionar un avatar al cumplir ciertas metas. Los padres pueden acceder a un sitio de administración donde ven el avance de sus hijos y darles incentivos.

Para los adolescentes, la aplicación Cozy Family Organizer (para iOS) organiza un calendario familiar donde cada uno de los miembros del hogar tiene clara sus tareas y los compromisos acordados.
“Hay que evitar que el mundo digital y el analógico se presenten como dos espacios antagónicos y en pugna. Descalificar la vida digital de los más jóvenes solo conducirá a aislarnos de sus vidas en el mundo virtual. Es preferible buscar espacios de conversación, donde las experiencias en el mundo digital sean aprovechadas para conocer mejor a nuestros hijos”, aconseja Martínez.

Noticia original…

Alumnos usan guano para abastecer de gas a su colegio (LUN).

Publicado por | Novedades | No hay comentarios

Estudiantes realizan interesante proyecto de emprendimiento escolar

Matías Arévalo nunca se sintió cómodo en Quinta Normal. Su soledad, sin embargo, quedaba atrás durante los veranos en Chimbarongo: “Lo pasaba espectacular con los animales y al aire libre. Sentía mucha paz, era mi lugar en el mundo”.

Cuando pasó a 3° básico, sus padres decidieron enviarlo adonde había estudiado su padre: la Escuela Agrícola “Las Garzas” de Chimbarongo. Hoy está en 4° medio y quiere ser técnico agrícola. “No me imagino haciendo algo que no tenga que ver con la tierra, animales y naturaleza”, reflexiona.

Matías y tres compañeros -Sergio Valdivia, Fabián Morán y Miguel Ángel Jiménez- idearon el proyecto Green Gas: se trata de la generación de biogás para abastecer a su colegio de combustible alternativo. La iniciativa fue premiada por un programa de emprendimiento de la UC y financiada por el Gobierno Regional de O’Higgins, que les entregó $2 millones y asesoría para concretar su plan de negocios y encontrar clientes.

“Un día estábamos limpiando los corrales del colegio y nos preguntamos para qué podría servir el guano de las vacas, que genera moscas y pésimo olor. Investigamos y encontramos que se podía hacer biogás”, comenta Fabián. Matías agrega: “La idea es reutilizar las fecas como una fuente de energía amigable con el planeta, haciéndonos cargo de los problemas que causan los desechos agroindustriales”.

¿Cómo funciona el proceso? Los jóvenes trasladan el estiércol de las vacas a un pozo del colegio, donde se mezcla con agua y se aumenta su volumen con restos de alimentos como maíz y soya. Esa mezcla entra a un biodigestor (tanque de cemento con bordes metálicos, cerrado con nylon y aislantes), donde se calienta a altas temperaturas para que la materia orgánica se descomponga por acción de bacterias que lo transforman en gas metano o biogás. También se producen sobras orgánicas que sirven de abono.

Habla el coordinador del programa universitario, Luis Gustavo Díaz: “Esta iniciativa va con las tendencias mundiales, donde la matriz energética de los países es cada día más diversificada. El biogás es una tecnología que mejora el reciclaje de desechos en planteles lecheros y animales. Estos jóvenes serán orientados en inversión, puesta en marcha y comercialización del producto. Se les entrenará para aprender a innovar y emprender”.

La escuela “Las Garzas” tiene condiciones ideales para el proyecto: en sus 100 hectáreas los alumnos conviven con 550 vacas, reciben clases de riego, análisis y cuidado de suelos, y cuentan con extensos cultivos frutales y de maíz, lechería, viñas y bodega de vinos. “Tenemos material de sobra para generar todo el biogás que queramos”, reflexiona Sergio.

-¿Qué expectativas tienen con esta energía?

-Queremos que sirva para hacer funcionar el colegio: calefacción, cocina, duchas y hasta las salas de clases. Somos conscientes de que al inicio no se podrá producir tanto, pero pronto esperamos cubrir esas necesidades. La idea es tener una escuela pionera en autoabastecerse con energías limpias de los propios desperdicios que produce.

Adolescentes emprendedores

“Pueden alcanzar otros mundos”

Con la premisa de apoyar a liceos agrícolas, el Programa de Innovación y Emprendimiento de la UC apoya con un año de capacitación a los postulantes. Las mejores ideas reciben un año adicional de incubación, etapa en que están los creadores de Green Gas. “Los alumnos se dan cuenta de que pueden alcanzar otros mundos. Cada vez hay más jóvenes de zonas rurales que estudian o emprenden sin miedo”, comenta el coordinador Luis Gustavo Díaz.

En el caso de la escuela “Las Garzas”, durante el último lustro el número de alumnos que sigue estudios superiores ha aumentado al 60%: 42% van a institutos profesionales y 18% a la universidad. La mayoría se especializa en Técnico Agrícola, que en la VI Región tiene una empleabilidad de 96%.

Es necesario disminuir la brecha digital entre padres e hijos (EL MERCURIO)

Publicado por | Novedades | No hay comentarios

Es necesario disminuir la brecha digital entre padres e hijos

El colegio al que asiste el hijo de Juan Goñi, fundador de la Fundación Punto, le había advertido que los alumnos usaban el teléfono para hacerles bullying a sus compañeros más débiles. Preocupado por la introversión de su hijo, Goñi tomó el aparato y lo revisó. Para su sorpresa, comprobó que su hijo era amistoso, buen amigo y respetuoso con sus pares.
“Conocer qué cosas le interesaban y cómo usaba el celular me ayudó a acercarme a él”, dice.
A partir de esa experiencia, Goñi decidió crear una organización destinada a educar a padres, profesores y niños sobre el uso de la tecnología y las oportunidades y peligros de internet. Así nació la Fundación Punto.
El martes pasado la organización realizó un seminario sobre el tema donde reunió a especialistas de la PDI, Google y Telefónica.
“Los padres no saben la influencia que tiene internet en sus hijos. El mejor software para educarlos es ser padres cercanos, descubrir juntos y guiarlos en un buen uso antes que sea tarde”, dice Juan Goñi, también gerente de proyectos de Microsoft.
Agrega que muchos papás temen enterarse de lo que el niño hace en la red. Su consejo es no sobrerreaccionar, abordar la situación sin castigarlo quitándole el teléfono, el computador o la tableta, y generar un diálogo abierto en la familia para así poder conocerlo mejor.
Además, cree que los adultos no deben quedar fuera de la educación digital del niño, más bien deben liderarlos con el ejemplo y conocer al revés y al derecho los sitios web y aplicaciones favoritas de sus hijos.
“Tener la clave de Facebook y dejar el computador en un lugar accesible ya no basta”, asegura.
El objetivo final de este seminario fue formar monitores que ayuden a educar tanto a los otros apoderados como a los niños. Tal como lo hará Rodrigo León, inspector del colegio Pedro de Valdivia de Peñalolén.
“Basta con que uno de los niños tenga un teléfono con internet en la sala para que todo el resto esté conectado. Fue provechoso saber que antes de atacar o castigar el uso que le dan los chicos a esta tecnología hay que conocer qué hacen con ella para conocerlos mejor”, opina.

Abismo digital

Hoy hay 12 millones de chilenos con acceso a internet. “Un promedio que se acerca al de los países desarrollados. Pero lo más relevante es que el 99% de los escolares entre quinto básico y cuarto medio reconoce estar conectado”, dice Eduardo Pooley, director de Google Chile.
A esto se suma la enorme brecha digital que existe entre padres e hijos: “El 53% de los padres piensa que su hijo navega con un adulto, pero solo el 14% de los niños reconoce hacerlo. Igualmente, si el 50% de los niños dice chatear con desconocidos, solo el 20% de los padres piensa que eso ocurre”.
Por eso, el director de Google los llama Generación C: niños Creadores y Curadores de contenidos en la red, Conectados y generando Comunidad en las redes.

Noticia original

Convocatoria a participar de Google Science Fair 2014

Publicado por | Novedades | No hay comentarios

gsf2014 final

Hasta el 12 de mayo los estudiantes chilenos pueden participar de la cuarta edición de la Feria de Ciencias de Google, mediante la cual se invita a los estudiantes entre 13 y 18 años a presentar un proyecto con potencial de impactar sobre un problema.
Además de los premios a nivel global, este año, por primera vez, se seleccionarán también ganadores locales para algunos países, incluido Chile. Es una muy buena oportunidad para motivar a sus alumnos a que piensen científicamente cómo abordar un problema.
En el siguiente sitio pueden encontrar recursos para docentes y educadores y un video de la estudiante turca que obtuvo el primer lugar en la competencia 2013.
A continuación les presentamos la convocatoria para que puedan participar con sus estudiantes.

Google Science Fair 2014: El momento de cambiar el mundo. ¡Postula ya tu proyecto!

Los inventos que revolucionarán el mundo en las décadas siguientes, podrían partir en una sala de clases. Incluso más. ¿Qué pasaría si uno de esos proyectos fuera chileno? Desde el pasado 12 de febrero, Google inició la convocatoria a la cuarta versión de Google Science Fair, la feria de ciencias online más grande del mundo, y que está abierta a estudiantes de todo el planeta, para que puedan canalizar su pasión e interés por la ciencia y la tecnología.

Bajo el lema “es tu turno de cambiar el mundo”, esta edición de Google Science Fair viene con novedades para los países participantes. En el caso de Chile, habrá un premio local de US$1.000 que será entregado al proyecto que reúna las mejores condiciones de estructura, objetivos, hipótesis e impacto. La elección estará a cargo de un jurado especialmente seleccionado en nuestro país.

Cómo participar

Cualquier estudiante entre 13 y 18 años puede inscribir sus proyectos a través de la página GoogleScienceFair.com/es. Todo lo que se necesita es curiosidad y un proyecto que esté bien presentado y fundamentado. Este concurso, que se realiza en colaboración con Virgin Galactic, Scientific American, LEGO Education y National Geographic estará abierto hasta el 12 de mayo de 2014, fecha en la cual se cierra la recepción de propuestas y comienza la etapa de evaluación por parte de un jurado.

Para quienes se aventuren por primera vez a plasmar su pasión por la ciencia y la tecnología en un proyecto, pueden apoyarse en la web oficial del concurso. Ahí se encuentra la mejor guía en la sección Antes de Empezar, hay inspiración en el Tablón de ideas, directrices y recursos para experimentos, un paquete especial para estudiantes, o incluso respuestas sobre cómo crear el sitio del proyecto y los criterios que utiliza el jurado para evaluar. También es recomendable revisar constantemente la sección Preguntas Frecuentes para resolver dudas, y la sección de Recursos Adicionales y el perfil de G+ de Google Science Fair.

Los textos escolares ahora vendrán en digital (El Mercurio)

Publicado por | Novedades | No hay comentarios

ElMercurio-ChileTecnologico-1

Si bien hace unos años se anunció en el país la digitalización de todos los textos escolares, hasta ahora poco y nada se ha avanzado en el asunto.

Tomás Osorio Biehl tiene 9 años, y aunque es chileno, hasta el año pasado vivía en Estados Unidos. En su antiguo colegio, el St Stephen’s Episcopal Day School, en el estado de Florida, tenía su propio iPad, donde estudiaba, investigaba y hacía trabajos. Incluso escribió un libro.

 

“Era súper entretenido, porque hacía tareas con la Miss, buscaba información y a veces también jugaba. Yo encuentro que era más fácil aprender las materias y era simple de usar”, cuenta.

 

Es que al parecer la tendencia indica que el futuro, los contenidos educativos dejarán de estar en papel y pasarán al mundo de los e-readers o tabletas.

 

“Yo creo que los textos escolares se van a terminar digitalizando”, dice Hugo Martínez, director pedagógico de Eduinova, de la Universidad Católica.

 

Martínez está convencido de que los procesos educativos se han ido enriqueciendo y los textos escolares corresponden a un formato que si bien tiene un valor, hoy está obsoleto.

 

“El papel como formato es muy limitado y nosotros insistimos en empaquetar en 200 páginas una cantidad de conocimiento que es mucho más amplio; insistimos en mantener una sola fuente, cuando toda la riqueza del conocimiento consiste en una diversidad de fuentes, e insistimos en estandarizar los procesos de aprendizaje”, dice.

 

Marcela Guajardo, directora de la carrera de educación básica y directora de Magíster de Lenguaje y Comunicación de la Universidad Andrés Bello, dice que es indudable que el objeto digital es muy atractivo para los estudiantes.

“Te permite acceder a más información y potenciar el hecho de que los jóvenes hoy son nativos digitales y tienen una lectura multimodal. El problema es que al llegar el texto escolar tradicional se encuentran con algo totalmente distinto. En cambio el objeto digital les permite la interacción, la búsqueda y la creación”, comenta.

 

Es que es innegable que las posibilidades de lo digital son prometedoras.

 

“Hoy es posible imaginar textos digitales descargables a dispositivos de todo tipo de formato y sistema operativo que generen reporterías a cada actor, con perfiles predefinidos, que tengan inteligencia para ver tus temas de interés y ofrecer posibilidades de profundización según tus rutas de navegación”, vaticina Rodolfo Hidalgo, director de contenido de Santillana, editorial que provee de textos escolares al ministerio de Educación y que hace más de 10 años trabaja el tema digital.

 

Para él, el texto del futuro debiera ser personalizable y generar nexo directo con los autores y editores para expresar divergencias o hacer llegar dudas, y debiera ser actualizable instantáneamente.

 

“Debiera ofrecer una batería de recursos distintos que atienda a la diversidad, por ejemplo, en la manera de aprender de cada niño sin seguir un patrón o estándar como ocurre hoy: el mismo libro es para todos los niños, más allá de su pertenencia cultural, geográfica e historia de vida en la escuela”, dice.

 

Libros para todos

 

En febrero de 2012, el entonces ministro de Transportes y Telecomunicaciones, Pedro Pablo Errázuriz, anunció un proyecto para digitalizar los textos escolares, como una forma de disminuir los altos costos de impresión de los libros, de poder actualizar los contenidos de manera más rápida y de dar acceso online a los contenidos. Pero 2012 hasta ahora no ha pasado mucho y las actuales autoridades del Mineduc no dan luces de qué pasó con el proyecto que anunciado en el gobierno anterior.

 

Lo que se puede ver actualmente son algunas experiencias de uso de contenidos digitales en el aula, en colegios como el Santiago College, British School y otras escuelas privadas y públicas. O la iniciativa de Enlaces, del ministerio de Educación, que el año pasado digitalizó algunos textos de apoyo con actividades multimediales para abordar objetivos de aprendizaje de Tecnología para niños de 1° a 4° básico.

 

“El tema del libro digital hoy está en el panel de la discusión y no de la urgencia”, dice Martínez, ya que hoy la agenda educativa está plagada de cambios estructurales más complejos.

 

Sin embargo, él cree que es fundamental que las autoridades evalúen el inicio de una política de enriquecimiento digital y una estrategia de producción de textos que nos permita avanzar en este sentido, ya que son cambios que toman tiempo.

 

El especialista advierte que, si bien la tendencia debería apuntar a digitalizar los textos escolares, para que esto llegue a ser una realidad hay que enfrentar desafíos bastante complejos.

 

nuevos aprendizajes

 

A su juicio, el mayor reto es el pedagógico, ya que no se trata de empaquetar en una pantalla lo que se hace en el papel y agregarle algunos links o videos, sino que hay que ofrecer una nueva experiencia de aprendizaje a los alumnos.

 

“Hoy el texto escolar cubre contenido, experimentación y evaluaciones de aprendizaje y la pregunta es qué más podemos ofrecer en términos de actividades pedagógicas, de recursos didácticos y de planificación de la clase cuando lo llevemos a lo digital”, dice.

 

Rodolfo Hidalgo concuerda y dice que la incorporación de tecnologías al aula debe estar sustentada sobre la investigación. A su juicio, lo más importante es que el texto del futuro sea coherente con lo que se busca lograr en términos de aprendizaje; de lo contrario, se corre el riesgo de dar cabida a un dispositivo “per se”, más que a una propuesta didáctica.

 

Así, se imagina soportes digitales que incluyan el uso de apps, de video cámaras integradas que permitan acceso a un tutor, al autor o al editor, de reportes que den cuenta de por dónde navega el alumno, de cuánto tiempo y qué logros obtiene, con la finalidad de tomar conciencia de qué hace y qué logra. “A este concepto le llamamos ‘metacognición digital’, y pueden ser elementos de valor donde la tecnología apoya lo más relevante: el aprendizaje”, dice Hidalgo.

 

Mayor infraestructura

 

Además de los contenidos y el aprendizaje, Hugo Martínez cree que para hacer realidad los textos digitales en las aulas es fundamental contar con infraestructura adecuada, porque un esfuerzo como este requiere de tecnologías móviles que tengan sincronización en la nube y que estén insertas en un ecosistema de tecnología que permita soportar instancias online con offline.

 

“En un colegio con 800 o mil alumnos no es trivial darle ancho de banda a todos esos estudiantes”, dice y por eso cree que estos cambios son graduales. “Si bien en el país ha avanzado mucho, aún tiene vacíos importantes en términos de infraestructura tecnológica y conectividad”, asegura Martínez.

 

Y agrega que este cambio también requiere de esfuerzos económicos y cambios en los modelos actuales. Si bien se estima que el Mineduc gasta cerca de 21 millones de pesos al año en la compra y distribución de textos escolares, el dotar a toda la población escolar de tablets o dispositivos no es un gasto menor.

 

“Cuando vayamos digitalizando los textos escolares vamos a tener que cambiar de un modelo de provisión de productos de un texto empaquetado, a provisión de servicios y en este contexto, el modelo actual de que el ministerio le compra a las editoriales o los apoderados compran en las tiendas va a cambiar a un modelo tipo Amazon de renta o los modelos que usa Nexflix y eso es un cambio tremendo para la industria”, sentencia Hugo Martínez.

Las habilidades del Siglo XXI en las escuelas, una tarea fundamental

Publicado por | Novedades | No hay comentarios

Marcelo Cabrol, Jefe de la división de educación del BID, destaca la importancia de enseñar las habilidades del S. XXI en las escuelas. Desde este punto de vista, “Autogestión, autoeficacia, capacidad de trabajar en equipo, capacidad de resolver problemas de manera novedosa y creativa” son los pilares de una enseñanza de calidad según el experto. Visión que compartimos totalmente desde Innovacien.

En relación a la tecnología, el experto señala que los profesores ”Deben no sólo conocer la tecnología, sino saber cómo utilizar el contenido y las técnicas de esas nuevas tecnologías para cambiar las prácticas en clases”.

Más de la mitad de los colegios en Chile no usan computadores para enseñar – El Mercurio

Publicado por | Novedades | No hay comentarios

En los computadores de las escuelas hay un potencial educativo desaprovechado. Así lo muestra el primer Censo de Informática Educativa efectuado por el Ministerio de Educación, a través de Enlaces, y el Instituto de Informática Educativa de la Universidad de La Frontera (UFRO).

Porque el 52% de los 9.260 establecimientos municipales, subvencionados y privados que participaron en esta evaluación, no aprovecha la infraestructura informática y de software que tiene para enseñar a sus alumnos.

En total, 130.540 personas fueron consultadas, entre directores, coordinadores de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) de las escuelas, profesores y alumnos. Así se logró obtener una radiografía de la realidad digital escolar en cuatro aspectos: infraestructura tecnológica, coordinación de los planes educativos informáticos, competencias en el manejo de TIC y el uso concreto y diario que hacen de éstas.

Para Sebastián Barrientos, director de Enlaces, “lo que muestra este censo es que falta mucho por avanzar. Todavía falta trabajo para que la tecnología sea algo fácilmente incorporable por los profesores en sus procesos y clases, y que eso sea sistemático”.

También les mostró dónde se concentran los problemas de desarrollo tecnológico educativo: el 99% de los establecimientos rurales se ubicó en un nivel incipiente. “Cuentan con poca infraestructura y no tienen buenos planes para usar las TIC, aunque resulta curioso cómo esto lo compensan con profesores más capacitados en el uso de la tecnología”, opina Enrique Hinostroza, director del Instituto de Informática Educativa de la UFRO.

Para nosotros es fundamental el impulsar el desarrollo de competencias tecnológicas en los docentes para liberar el potencial educativo de las tecnologías disponibles en los establecimientos del país, para ello, realizamos Proyectos de Innovación Docente (PID) en las escuelas de nuestra red para acercar a los docentes a esta revolución tecnológica y dar un sentido pedagógico a dichas tecnologías. Un ejemplo de este acercamiento se puede observar en la escuela Playa Linda de Lipimávida en donde acompañamos a los docentes en la utilización de un software llamado Scratch para ver temas de lecto-escritura.

 

Fuente: El Mercurio

¡ Forma parte de Innovacien ! Hazte Socio