Comienza la capacitación en impresión 3D para madres cuidadoras de niños con discapacidad

Gracias al financiamiento de Corfo y al apoyo del proyecto POETA DigiSpark de Microsoft, The Trust for the Americas y la Organización de Estados Americanos, 15 mujeres de la Región de Coquimbo se están capacitando para que puedan emprender desde sus casas y generar recursos económicos, sin tener que dejar de lado el cuidado de sus hijos. 

La ONG Innovacien junto a la UCN se encuentran desarrollando desde el primer semestre un novedoso proyecto piloto que busca apoyar a las madres cuidadoras de niños ciegos y otros estudiantes con necesidades especiales, para que puedan desarrollarse en el mundo laboral y generar ingresos, sin tener que dejar de lado su principal y más importante labor: el cuidado de sus hijos. 

“Muchas mujeres postergan el desarrollo de una actividad económica cuando se convierten en madres, ya que deciden o tienen que privilegiar el cuidado de sus hijos por sobre el trabajo. Esta realidad se mantiene por más años cuando alguno de los hijos presenta una discapacidad. Es por eso que decidimos iniciar este proyecto piloto, ya que capacitar a madres cuidadoras de hijos con discapacidad permitirá apoyar a un segmento de la población para el cual es mucho más difícil trabajar y estar a cargo de las tareas del hogar”, explica David Leal, Director Ejecutivo de Innovacien.

Gracias al financiamiento de Corfo y al apoyo del proyecto POETA DigiSpark de Microsoft, The Trust for the Americas y la Organización de Estados Americanos, el proyecto piloto en innovación social comenzó a implementarse con mujeres de la Región de Coquimbo durante el primer semestre de 2023, y hoy ya se encuentra en su segunda etapa: crear un modelo de negocios, enfocado en una cooperativa, que permita a las mujeres emprender desde sus hogares.

 

Experiencias

Patricia Beatriz Albornoz Sepúlveda es una de las beneficiarias. 

Vive con sus seis hijos y trabaja en su emprendimiento de reciclaje. Junto a esto,  lidera Mercadito de la Mujer, agrupación de mujeres jefas de hogar que tienen a su cuidado hijos con alguna discapacidad, que padecen alguna enfermedad o que han sufrido maltrato físico y psicológico.

A la fecha, destaca sobre el curso “el crecimiento y la riqueza personal que se adquiere, lo que sirve para tomar riesgos y convertir ideas. El uso de las redes sociales es parte importante en mi expansión y de mi emprendimiento, por lo cual el curso me ha servido mucho”, señala Patricia.

Sobre la impresión 3D, uno de los tópicos del programa, señala que es una nueva forma de crear y convertir ideas. “Yo trabajo con reciclaje y las impresiones 3D serán parte importante en mis creaciones en madera”, asegura.  

Susana Díaz Godoy es otra de las participantes del curso. Vive con sus 3 hijos y es dueña de casa. 

Destaca el programa como una gran experiencia, “donde nos han dado la oportunidad de adquirir nuevos conocimientos que nos permitirán ayudar a nuestros hijos y, a la vez, nos permitirá emprender en algo innovador como es la impresión 3D. El adquirir estos nuevos conocimientos nos abre un camino a nuevas áreas como la creación de elementos que puedan ayudar en el desarrollo de nuestros hijos y para quién lo  necesite”.

Junto a esto, Susana valora el programa porque le ha permitido poner en práctica lo aprendido. “Crear y hacer realidad una idea con la que puedo ayudar a alguien en su educación y formación educacional, como son mis hijos, a quienes les podré enseñar nuevas herramientas”. 

Si bien el curso aún no finaliza, Susana asegura que con las herramientas que ha adquirido, le gustaría desarrollar en el futuro un lugar físico o una fundación donde se puedan elaborar elementos u objetos que puedan ayudar a las personas en su desarrollo personal y educacional, junto con entregar conocimientos a nuevas generaciones.

 

Escribe un comentario