Martes, 28 Junio 2016 05:02

Programación

Escrito por

Durante el año 2015 Madrid instauró de manera obligatoria para todos sus estudiantes entre los 12 y 15 años la asignatura de programación, ramo que enseña cómo crear sitios web, aplicaciones para smartphone y juegos.

Esta iniciativa es fundamental y responde a la necesidad de aumentar la alfabetización digital en la sociedad, considerando como necesarias las habilidades que esto conlleva para cualquier trabajo o emprendimiento del Siglo XXI.

El Reino Unido y Francia, por nombrar algunos países, también tienen experiencia en la materia, ya que al igual que en Madrid imparten estos conocimientos comprendiendo la relevancia que hoy en día tienen durante la formación del cualquier joven.

En Chile, en tanto, la realidad es distinta, ya que vemos como la asignatura de tecnología en la mayoría de los casos se reduce a manualidades, mientras que computación parte desde lo básico y va en directa relación a utilizar programas ligados a presentaciones. Conocimientos que por cierto son fundamentales, pero que han quedado atrás ya que hoy en día ser creadores de tecnología es el desde.

Por ello, con fecha 15 de octubre de 2015, se envió un proyecto de resolución a la Presidenta Michelle Bachelet, en donde una serie de Diputados pidieron que se introduzcan políticas educativas que permitan a los estudiantes desarrollar los principios de la tecnología digital libre, basados, principalmente, en que los jóvenes sean creadores de tecnologías y no meros consumidores.

Hoy nos preguntamos qué ocurrió con esta iniciativa junto con exponer que es fundamental comenzar a enseñar programación en las escuelas, ya que esto preparará a los jóvenes para un mercado laboral cada vez más tecnológico en donde las ciencias de la computación son clave. La programación permite que los alumnos se enfrenten a procesos de autocorrección, resolución de problemas y otras situaciones, que les permitirá crecer y desarrollarse desde el aprender haciendo.

En la actualidad se necesita que las personas sepan programación. No en el futuro. Es cuestión sólo de considerar que la Comisión Europea calcula que para el año 2020 se necesitarán alrededor de 900.000 puestos para trabajos en Europa relacionados con las TIC, ante lo cual los países están haciendo frente a esta realidad y adaptando su currículo escolar.

Creemos, y según lo que hemos podido ver en las aulas chilenas, que es hora de que en nuestro país se comience a hacer lo mismo para que las personas puedan enfrentar adecuadamente el mundo laboral del Siglo XXI.

Carolina Rivera Yevenes

Directora Ejecutiva - ONG Innovacien