ONG Innovacien junto a la Corporación Educacional Aprender otorgan herramientas tecnológicas para alumnos vulnerables

Ambas instituciones, en alianza, han desarrollado un proyecto educacional, que consiste en llevar a dos colegios de la Región Metropolitana la asignatura de tecnología.

El curso de tecnología en alumnos escolares favorece el desarrollo de conocimientos específicos, el uso racional e incentiva la capacidad de imaginación. Para Nicolaj Pavlov, Coordinador de Proyectos de ONG Innovacien, el objetivo del programa es “introducir a los más chicos a las ciencias de la computación para que puedan desarrollar habilidades como pensamiento lógico, resolución de problemas y trabajo colaborativo”.

La Corporación Educacional Aprender tiene como objetivo brindar herramientas y educación de calidad para alumnos de los sectores más vulnerables del país. Es por ello que el proyecto se desarrolla en dos colegios de la Región Metropolitana; Colegio Técnico Profesional Aprender de La Pintana y el Colegio Sagrado Corazón de Lo Espejo.

De acuerdo a las últimas cifras de la Corporación, el Colegio Técnico Profesional Aprender tiene un índice de vulnerabilidad social; de 94.69% en enseñanza básica y 93.07%en enseñanza media. El colegio Sagrado Corazón también cuenta con un alto índice de vulnerabilidad, por lo que la Corporación está enfocada en crear mayores oportunidades para las y los estudiantes de dichos establecimientos.

Acercar la tecnología a los más pequeños

La ONG Innovacien junto a la Corporación Educacional Aprender, crearon una asignatura con el objetivo de acercar a los estudiantes de básica al mundo artificial, permitiendo que los alumnos reconozcan, a través de la tecnología, las necesidades e intereses de los seres humanos. Uno de los grandes beneficios de este curso, está asociado al conocimiento, la imaginación,la creatividad y la tolerancia a la frustración.

La iniciativa no solo está pensada para los alumnos de educación básica, Nicolaj Pavlov, señala que también tiene como objetivo trabajar en conjunto a las profesoras que imparten el curso “de manera que ellas también se involucren en las planificaciones y en las clases para que puedan ir absorbiendo el contenido”.

Según Estefanía Espinoza, Coordinadora Académica de pre básica y primer ciclo del Colegio Bicentenario Aprender de La Pintana, el curso ha significado “un proceso enriquecedor para nuestros estudiantes, pues ha permitido que aprendan un primer nivel de programación a través de experiencias de aprendizajes innovadoras, desafiantes y de un alto interés para ellos. Asimismo, ha fortalecido el desarrollo del pensamiento crítico, la resolución de problemas, la creatividad y la oportunidad de colaboración entre pares”.

Para Charlott Riveros, profesora jefe del tercero B del colegio Sagrado Corazón, esta asignatura ha tenido una positiva recepción por parte de sus alumnos “ya que las actividades están pensadas para que los estudiantes reconozcan todos los procesos que están presentes en los diferentes aparatos tecnológicos y aplicaciones que utilizan a diario. El curso ha recibido muy bien al docente y están ansiosos por trabajar y descubrir más sobre la tecnología”.

En total, el proyecto cuenta con aproximadamente 425 alumnos entre ambos colegios, quienes tienen acceso a contenido relacionado a la alfabetización digital, programación y robótica. Las clases de tecnología se imparten durante todo el año, garantizando la construcción y el desarrollo de habilidades asociadas a la resolución de conflictos y lógica.

 

 

 

 

Escribe un comentario